My Way, a mi manera

My Way, a mi manera

Por Patricia Presmanes

La comunicación nos define como personas y por ende, como profesionales, al igual que lo que “callamos”. Somos lo que comunicamos. Pero para comunicarnos no solo hay que escribir o hablar. Nuestras actitudes, movimientos, la expresión de los ojos, incluso los silencios, comunican. De la misma manera, estar o no estar en un determinado lugar nos muestra y nos distingue. Y si no, ¡qué se lo pregunten al líder de Podemos! Su última metedura de pata no acudiendo a las celebraciones del Día de la Hispanidad merece mi reflexión. (más…)

Sorpresa, sorpresa

• Los sorprendentes y polémicos retoques digitales en imágenes de actrices y modelos, a debate.
• De la mano de ‘Cómo no descubrirte en una foto tuya y no morir en el intento’ y bajo la dirección de ‘Verte y no reconocerte’.

                                                                Por Paola Lobato Gómez

¿Deben los medios de comunicación y los propios periodistas sucumbir a los encantos del retoque digital en fotografías de actrices, modelos o celebrities de diverso calibre, que ya de por sí son realmente bellas? Y hablo conscientemente en femenino, porque este despropósito ocurre, sorprendentemente y en la mayoría de las ocasiones, en imágenes de mujeres.

¿Es que todo vale con tal de vender más? ¿A cualquier precio? ¿En qué momento olvidamos el modelo de belleza natural?

¿Es que el lema del buen periodista o comunicador basado en la objetividad y sobre todo, en la veracidad no debe aplicarse también a las imágenes, sean o no de carácter publicitario?

Recientemente hemos visto publicada una cuando menos sorprendente noticia en diversos medios de comunicación tanto nacionales como internacionales, en la que una no menos sorprendida, Inma Cuesta, descubría cómo habían realizado ciertos ‘arreglos’ con el sorpresivo y polémico programa Photoshop en una imagen en la que ella era protagonista. Una imagen, que dicho sea de paso, es portada de la revista dominical del diario ‘El Periódico’. No de una publicación dedicada íntegramente a la prensa rosa, al corazón o la moda. No.

Si uno busca palabras equivalentes del concepto sorpresa en un diccionario de sinónimos y antónimos, descubre, una vez más, cuan rico es nuestro idioma. Asombro, admiración, pasmo, extrañeza, fascinación, impresión, desconcierto, conmoción, estupefacción, exclamación, sobresalto, susto, consternación, estupor, confusión, entre otras.

Así debió quedarse la actriz al contemplar tan bochornoso resultado. Admirada y respetada por tener la suficiente valentía, orgullo y sentido de la responsabilidad para hacer públicos unos retoques que, en los últimos tiempos, están siendo demasiado habituales a la par que evidentes.

Lo que realmente me sorprende es que, según publica el diario ‘El País’, la estrella de la serie de ficción ‘Águila Roja’ es la primera actriz española en denunciar abiertamente los retoques fotográficos en unas imágenes publicadas. La tiranía de la estética y el culto al cuerpo están dando como resultado que modelos de gran éxito profesional abandonen sus carreras por las exigencias a las que son sometidas. Con tanta ‘corrección extrema’ a alguna le ha desaparecido hasta el brazo. ¡Sorpresa, sorpresa!

En mi opinión, no se trata ni de retoques ni de arreglos, lo que considero un absoluto eufemismo. Llámenlo como quieran, pero se trata, en definitiva, de una manipulación de la realidad en toda regla.

Tales hazañas no serían objeto de análisis por mi parte si no me irritaran y me alteraran a partes iguales, tanto como periodista como mujer. ¿Hasta cuándo? Valoren ustedes mismos.

.

Málaga, viernes, 23: impar y festivo para el Club Pick Santander

• Manuel Alcántará recibirá el Primer Premio a los Valores Humanos del Club Pick Santander durante un almuerzo

• El poeta, cronista y columnista malagueño añade este penúltimo galardón a su trayectoria

                                  José Ángel San Martín. Vicepresidente

 

Viernes, 23 de octubre, Málaga, Restaurante María, 2 de la tarde. Manuel Alcántara llegará puntual a su encuentro con el Premio Pick a los Valores Humanos que aceptó entusiasmado hace un año en ese mismo lugar: su restaurante favorito. Aquel otro viernes de octubre, mientras paladeaba su primer “dry Martini” del día, deslizó una mirada juvenil para obtener mi inmediata confirmación (de parecidoasentimiento juvenil) de que nadie le había concedido antes un premio de semejante fuste.

Premiar a Manolo Alcántara es un acto de elemental justicia teniendo en cuenta que el maestro nos premia cada día con una columna que suele circular entre lo brillante y lo sublime. El Club de Prensa Pick Santander, edificado sobre columnas menos deslumbrantes pero igualmente recias, acordó reconocer en el poeta de Rincón de la Victoria la contundente victoria del ingenio humanista.

Alcántara encarna la tenacidad, la disciplina y el triunfo arrollador del verso y la prosa durante décadas. Cerca de sus 88 primeros eneros (nació un día 10, la nota media literaria que figura en su expediente), nos tiene acostumbrados a 27 líneas magistrales diarias en la última página de todos los periódicos del Grupo Vocento.

Manolo, andaluz de talle fino y talla inmensa, es el último galán que ha conocido la Gramática castellana. La tiene seducida. Corteja la sintaxis hasta ponerla a sus pies. Cultiva el retruécano y la metáfora con tanta sabiduría que obtiene las mejores cosechas nacionales desde hace 60 años.

Su caligrafía es definitiva. Su ortografía es indiscutida. Su producción lingüística llegó hace años ,bajo palio claro, a las universidades. El Club de Prensa era muy consciente del mérito descomunal de quien ya figura en el inconsciente colectivo de los lectores españoles.

Alguien dejó escrito (creo que fui yo mismo) que Manolo Alcántara debería cobrar por hablar y no solo por escribir. Tiene una socarronería delicadísima y una elocuencia impar. Y las mostrará por igual ese viernes, 23, impar y rojo festivo, a cuyo número de fortuna apuesta todo su capital un Club que siempre le ha escrito con buena letra.

Los valores humanos del maestro no cotizan en ningún mercado que admita especuladores. Alcántara ha amasado una autocartera impagable a base de una combinatoria única de 28 letras. Todas ellas nos son comunes al resto de los mortales. Pero solo sus impecables textos resultantes alcanzan la inmortalidad.

Ese viernes malagueño Manolo Alcántara recibirá de manos de nuestro presidente, Miguel Del Río, una escultura deliciosamente trabajada por Gloria Pereda. El momento esperado con impaciencia durante todo un año y que durará toda una vida. Palabra.

Foto: Manuel Alcántara y José Ángel San Martín, autor de este artículo.
 

.

Las noticias sobre los propios medios de comunicación cobran un gran interés

                                                     Por Miguel Del Río Martínez

La propiedad de los medios y su influencia directa a la hora de dar determinadas noticias (o no darlas) siempre ha sido materia socorrida para que un periodista bregado en mil batallas informativas – y seguro de que su trabajo no corra peligro alguno- imparta una conferencia al respecto a los alumnos de primero de periodismo. Antes era más fácil saber quién o quiénes estaban detrás de un periódico, de una televisión o de una radio, pero Internet lo ha cambiado todo. Aún no sabemos si tanto cambio es a mejor o a peor.

Con la reciente venta del Financial Times (FT) al grupo japonés Nikkei, leo la noticia y dentro de la misma me encuentro con esta aseveración: “… Es proverbial la falta de habilidad que exhiben las empresas de comunicación a la hora de comunicar sus propias noticias”. Cierto. Es así pero no pensemos en la ingenuidad de los grandes grupos de comunicación cuando de lo que se trata es de relatar claramente sus balances, sus ganancias, pérdidas, los inversores con que cuentan y la influencia que estos van a tener en la línea editorial de los medios en determinados temas que bien podemos denominar como globales (inmigración, países emergentes, conflictos bélicos en las zonas petrolíferas, campañas de candidatos presidenciales, el cambio climático, etcétera, etcétera). Lo comento porque dentro de esta noticia sobre el FT se añade también esto: “Nikkei es básicamente un máquina de relaciones públicas al servicio de las empresas japonesas”.

Parecido a lo de Internet, la crisis económica sí que lo ha trastocado todo. Ha agudizado por ejemplo la venta de medios de comunicación, su desaparición, transformación a lo digital y la adquisición de prestigiosas cabeceras por parte de poderosas corporaciones empresariales y financieras. Si determinados medios ya no son tan rentables como antes, ¿por qué entonces los compran? En transformación o no, la comunicación siempre ha sido un buen negocio. Aunque hay un pero muy gordo. Desde los medios se exige hoy más que nunca una nueva transparencia (¿la ha habido alguna vez?), que debe arrancar desde el poder, los partidos políticos, y las buenas prácticas empresariales y financieras. Tenemos ahora el caso de Wolkswagen, y las consecuencias de esquivar con trampas informáticas la legislación medioambiental. Las consecuencias para la compañía alemana de automóviles son impredecibles. Más que de otra cosa, hablo de su pérdida de reputación y de confianza. Llegamos así al principio del periodismo: la búsqueda de la verdad para luego contarla y difundirla. ¿Cuál es la mejor comunicación que la creadora del coche escarabajo puede ofrecer a partir de lo que ha hecho? En cada paso que de en adelante, contar la verdad, sólo así empezarán, cuando toque, la remontada de la marca y recuperaran la confianza de los clientes y compradores.

Es cierto que los medios van a rebufo de las nuevas tecnologías. No deja de ser curioso que en España estén triunfando productos periodísticos cuyos contenidos se dedican a contar aquello que los conocidos medios de comunicación de ámbito nacional y regional no cuentan sobre sí mismos. Un cambio de accionariado o unos despidos, los debe contar en primer lugar el medio afectado, y no esperar a que los digitales lo publiquen o que desde las redes sociales se especule con informaciones que no tienen una fuente clara. Así, la información se degrada, la reputación de los medios se resquebraja, y el usuario de la comunicación se cuestiona la verdadera independencia de la que se hace gala debajo de muchas y conocidas cabeceras de la galaxia mediática.

La credibilidad se refuerza con lo que cuenten los medios sobre ellos mismos. Este tipo de información interesa (y mucho) al público. El hermetismo es el polo opuesto a la claridad. Tampoco seamos ingenuos a la hora de valorar cómo se hacen eco otros medios de la actualidad interna de una televisión pública o una radio que pelea por mantenerse arriba del EGM. Evidentemente, se cuenta desde dentro. Las razones son muy diversas, pero lo que queda claro es que las noticias que emanan de las redacciones y despachos de de los medios han irrumpido con tremenda fuerza en los dimes y diretes de la actualidad diaria. Ya no hay debate sobre si el profesional transmisor de la noticia puede llegar a ser también noticia en un momento dado. Todo empezó con los afamados presentadores de televisión y siguió con las estrellas de la radio que compiten por mayores audiencias que atraigan mayores ingresos en publicidad. Twitter es hoy el medio preferido de los periodistas para hablar de sí mismos, contestar a otros compañeros de profesión o aclarar una información. ¿No es una gran contradicción? Si tienen su propio medio, en el que trabajan, por qué lo hacen en otro. De esta manera, no es extraña esta escasa habilidad que presentan determinados medios a la hora de hablar sobre sí mismos. Les propongo que dentro de sus digitales abran un espacio para saber más sobre ellos mismos, y que no lo tengamos que saber por la competencia.

.