A Gloria Pereda

Pintar, esculpir, idear, diseñar, escribir… Crear es maravilloso. El Club de Prensa Pick Santander acaba de presentar la escultura de su premio a los valores humanos. Con tan sólo esta definición, valores humanos, ya vale la pena contar y dar a conocer todo lo que se pueda esta historia. Dentro de un momento les hablaré de su creadora y también de la persona premiada con esta maravilla de escultura, pero antes quiero hacer la siguiente reflexión. Vivimos tiempos de necesidades espirituales y materiales, aunque ¡ojo y orden con estas últimas!, porque cuando hablamos de que lo que ruge por hambre es la tripa vacía de un niño, me caguen en la madre que pario todo, por lo fatal que lo estamos haciendo y llevando, ¡todos, eh, todos!

Recuerdo cuando me reuní por vez primera con Gloria Pereda. Esta joven pintora y escultora cántabra se va a catapultar, porque a su genio propio, le suma el de una familia completa de creadores, magníficos creadores, de los pies a la cabeza. Pues decía que le comenté a Gloria que en el Club Prensa habíamos pensado en un premio a los valores humanos y que además se lo habíamos otorgado a don Manuel Alcántara, cuyo sólo nombre le hace a uno ponerse firmes, no en plan marcial, sino por el respeto a una vida como la suya, ¡si señor! ¿Se puede decir algo mejor de alguien, en este caso de don Manuel? No. Vuelvo a Gloria. “Gloria”, le dije, “este premio debe representar lo más valioso: el ser humano y el respeto a su hábitat natural”. Me siento abrumado de lo que ha gustado esta escultura de Gloria y las vueltas que está dando por toda España.

La escultura representa una escalera (la tienen en la foto de Mela Revuelta). Yo la llamo la escalera de la vida. Tiene siete peldaños. De abajo arriba, la tierra; con ella lo somos todo, sin ella, nada. El siguiente escalón: siempre el ser humano; unos nos cuidamos a otros. Seguimos subiendo: la justicia social. Un empujón más: la igualdad. En el quinto peldaño sujeta nuestro peso la solidaridad con todos. El sexto puesto lo comparten como si fueran uno la honestidad y la humildad. Y el último peldaño, el final, lo corona la paz, la universal y la interior, porque es muy bonito decir eso de que estoy en paz conmigo mismo. Manuel Alcántara no lo ha podido contar tanto y tan bien. Gloria Pereda ha creado una maravilla que perdurara en el tiempo, y de ello nos encargaremos los Cpick, que es como nos hacemos llamar los miembros del Club de Prensa Pick Santander. Para acabar, dispensen que me repita: quedo en paz.

.