• LUCES Y SOMBRAS DE SU PRIMER AÑO

Titular este articulo en plan “La necesidad para Cantabria de un Club de Prensa como el Pick”, reconozco que es empezar fuerte, pero parte esencial de la estrategia del éxito es mostrar de entrada seguridad como mejor aval de presentación. Sólo hay que mirar al mensaje y las formas de trasladarlo a veces (bien o mal), para ver lo que le ha sucedido a determinados partidos políticos en las últimas elecciones, pasando a la oposición quienes gobernaban y ocupando el poder quien antes se limitaba poco más que a hacerle preguntas al Gobierno sobre su gestión.

En todo caso, hay que creer en lo que se quiere, para mantenerlo vivo, mejorarlo y poder hablar siempre bien de ello, como el ejemplo que nos gusta dar especialmente a los que vienen empujando como esa juventud tan envidiable. Lo contrario, es mirarse al ombligo, no asumiendo retrasos y viejas mentalidades caducas, y estoy hablando ya del principal problema de Cantabria. Aunque Cantabria es una denominación, un nombre maravilloso que define a un pueblo que es el que tiene que actuar y dar solución a lo que acontece. Crear algo nuevo en este contexto, elegir un buen grupo, variado y plural, y ponerse a trabajar para que vayan tomando forma los contenidos de lo que se crea, es pues necesario a la vez que arduo. Si queremos hablar ya, como hacemos, de que somos más que un Club, como dicen los culés del Barça, eso ya son palabras mayores que hay que merecer, incluyendo que la perfección es un mito porque toda gestión conlleva siempre luces y sombras.

El 23 de julio de 2014 nos dábamos a conocer. Los medios de comunicación respondieron bien a nuestra presentación y lo siguen haciendo, salvo alguno muy concreto que debe revisar su código deontológico interno en lo que respecta a la palabra dada. Inicialmente nos llamamos Club de Prensa Pick Tenis de Santander, porque empezamos la actividad teniendo como sede la Real Sociedad de Tenis de La Magdalena. Allí estuvimos seis meses, y el Colectivo Pick (los Cpick) guardamos un buen recuerdo de nuestra estancia en tan maravilloso lugar. Dos personas de aquella época merecen mención especial: Enrique Zalduondo y José Manuel Caldera, presidente y gerente de la época. Nos fuimos para salvaguardar siempre nuestra independencia, y nos encontramos en la marcha con flechas lanzadas en forma de rumor inventado que, ¡mira por donde!, surgió de quien preside la Asociación de Periodistas de Cantabria, a la que honrosamente pertenecemos muchos Cpick. Lo desmentí, nos mudamos al Gran Hotel Sardinero, donde estamos encantados, seguimos adelante, pero también detectamos exteriormente ese funcionar casposo que se da en ocasiones por parte quienes no quieren que nada cambie en Cantabria. Evidentemente, en este Club no estamos por esa labor y aunque en el lema de nuestra web reza la frase de Kapuscinski de que “Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenas personas”, hemos tomado nota de quien no habla bien del Club de Prensa Pick, donde seguimos un camino diferenciado porque (doy un ejemplo) nuestros directivos ni tienen ni van a tener jamás Tarjetas Visas cuyo gasto no esté controlado ni sea transparente a los socios. En el Gran Hotel Sardinero tenemos hoy nuestra casa y en El Tenis, que anhela que regresemos, guardaremos siempre una parte de nuestro corazón.

Al principio hubo voces que nos quisieron identificar como una “asociación de la prensa dos”. Creo que ya hay convencimiento general, cumplido nuestro primer año, de que la idea era crear en primer Club de Prensa de Cantabria, como es el Club Siglo XXI desde hace tantos años para Madrid. Sí, en Cantabria hay que crear, apostar, aportar y reclamar debate cuando sea necesario porque (no me cansaré de repetirlo una y mil veces) quien realmente importa es la juventud, y que no se marche porque encuentra en su tierra las oportunidades que ellos esperan para colocarse y trabajar, al igual que lo sueñan sus padres y abuelos. Nosotros tenemos otro proyecto anual: recolocamos a una persona de la comunicación, que no mereció perder su empleo, pero los años anteriores no han estado como para elegir. En nuestro primer año hemos conseguido este anhelo con una persona concreta.

Al Club de Prensa no se le pude negar una transparencia total (se cacarea más de lo que se ejerce en general). Esto es lo que nos genera reputación, como base de toda confianza social. Desde el minuto uno redactamos unos Estatutos para contar el qué, para qué y quiénes. Uno. Queremos resaltar en cada actuación el humanismo, y con él valores como la paz, la justicia, la honestidad, el altruismo y la humildad. Deseamos igualmente propiciar una mejor convivencia desde el respeto y la erradicación de cualquier tipo de discriminación y la consolidación real y práctica de la igualdad. Dos: Para ello organizamos periódicamente conferencias y charlas coloquio con protagonistas de la propia comunidad de Cantabria. A través de estos encuentros, los Cpick pretendemos un impulso de las relaciones profesionales, el intercambio de opiniones y la organización constante de actos divulgativos que aporten ideas, propuestas y reflexiones sobre cualquier aspecto del que sea preciso reflexionar, opinar y luego trasladar a la sociedad mediante los diferentes medios de comunicación como son la prensa escrita y digital, la radio, televisión, Internet y Redes Sociales en general. Y tres: Somos ya veintiocho, y da vértigo. El Club se nutre de reputados columnistas, opinadores de radio y televisión, comunicadores y periodistas suficientemente valorados, además de prestigiosos profesionales de la comunicación y las relaciones institucionales, incluyendo profesores de comunicación. En alguno de estos supuestos están los actuales Cpick: Miguel del Río, José Ángel San Martín, Fernando Collado, Alberto Aparicio, Patricia Presmanes, Leandro Mateo, Antonio Mora, Manuel Ángel Castañeda, Félix Villalba, Luis Barquín, Gervasio Portilla, José Ramón Saiz, Claudio Acebo, Federico Lucendo Pombo, Victoria Lemaur, José Luis Valdezate, Marián González, Carlos Paniagua, Andrea Martin, Mela Revuelta, Paola Lobato, Paco Pis, José Luis Calvo, Marta Gutiérrez, Enrique Palacio, Marina Bolado, Iñigo Ben y José Antonio Bustillo.
Tras reescribir la ficha de presentación del Club, llegan las preguntas incomodas como si de una rueda de prensa se tratara.
Primera pregunta: ¿Objetivo cumplido el primer año?
Respuesta: Rotundamente sí.
Segunda: ¿A favor?
R. Las conferencias realizadas, la creación del Premio Pick a los Valores Humanos y poder dárselo en su primera edición a Manuel Alcántara; la vinculación con este Club de la familia de José del Río Sainz “Pick” (nuestro guía); la gran implantación del Club en Internet, Redes Sociales, Prensa Digital y Televisión.
Tercera: ¿Y en contra?
R. Los miembros del Club están obligados a acudir a todos sus actos y no siempre es así; nuestra comunicación es muy eficaz pero aun lenta; nos falta ensamblar un órgano de gobierno que sea un bloque total de trabajo donde los deberes se cumplen; hay medios tradicionales de prensa que no informan de aquello que no controlan, y determinados profesionales del periodismo que hacen lo mismo porque no pertenecen al Club.
Y cuarta pregunta: ¿Futuro?
Respuesta. Somos pacientes y vamos a perseverar, afianzando lo bueno, y resolviendo en la medida de nuestras posibilidades y relaciones públicas lo malo.

Aquello que no cuesta, no se valora, y las exigencias personales y profesionales para pertenecer a este Club son muy altas. Llegar al primer año de existencia con un acto presidido por el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna (quien muestra su apoyo y cariño constante al Club), con la presencia de nietos de Pick como Cristina, Cosme y Diego Uruñuela del Río, pone de manifiesto que vamos muy en serio. No lo es menos crear el Premio Pick a los Valores Humanos, creado por Gloria Pereda Torner, y entregar el primero al gran poeta y escritor, columnista de referencia de Vocento, Manuel Alcántara.

Quienes por decisión de todos dirigimos el Club nos hacemos llamar OG, Órgano de Gobierno. Diez representamos a los Cpick. José Ángel San Martín resulta esencial, porque está en todo y es generador de un ambiente de trabajo envidiable. Además, un amigo personal del Manuel Alcántara, merece esta devoción general a “Tantel”. Patricia Presmanes dirige un equipo de comunicación amplio: Valde, como portavoz, Marta, Andrea y Busti. Patri es artífice de que el Club esté en la cresta de las nuevas tecnologías y de que tenga una implantación tan fresca y abundante en Internet. Andrea es además la secretaria del Club y la encargada de que nunca estemos encantados de habernos conocido. Viqui Lemaur es la tesorera, gran referencia de superación para los demás, aunque nosotros no tenemos tesoro que custodiar. De tenerlo, lo gastaríamos en los parados de la profesión. Recientemente hemos creado el Área de Relaciones Públicas que llevan Paniagua y Paola, nuestro último gran descubrimiento. Cada Cpick importa y el problema de uno, es el problema de todos. Así y todo, somos conscientes de que el esfuerzo y la marcha a imprimir al Club debe ser mayor.

En resumen: el Club de Prensa Pick Santander es un Think Thank que dicen los ingleses, un club de pensamiento. Cantabria no va bien. Pero no va bien no sólo por la crisis. No va bien porque esta sociedad se empeña en permanecer anclada en muchos y fundamentales aspectos, y no tomar rumbo hacia nuevas retos y metas. En este Club queremos dar marcha e impulso, dejar lo bueno del pasado y superar aquello que daña, especialmente al futuro de las nuevas generaciones que ahora se marchan. Los medios de comunicación tienen también su parte de culpa en la medida en que se resistan a avanzar con los tiempos y las ideas. Hay casos, al igual que profesionales, también anclados. El Club de Prensa ha llegado como revulsivo necesario.

.