“Versión Original”, la nueva Web del Ayuntamiento de Madrid para “desmentir y matizar” informaciones, pone de manifiesto ladesconfianza del partido que gobierna el consistorio de la capital hacia medios de comunicación y periodistas. Lo niegan de entrada, pero el caballo blanco de santiago es blanco. Cabe hacer hincapié en que “Ahora Madrid” gobierna con el apoyo del grupo municipal socialista, con lo que algo así, sencillamente, no tendría que haber llegado a suceder.

Que se sepa, las denominadas webs institucionales, en sus apartados de notas de prensa, fotografías y vídeos, han venido emitiendo lo que les venía en gana, y hay de todo, como en botica. El grave error de “Ahora Madrid” con esta web son las formas. Hablan de libertad de información, de respeto a los medios de comunicación privados y públicos, de confianza en el trabajo de los periodistas, pero a las primeras de cambio se ven inmersos en polémicas y líos que tienen como denominador común la propiedad de los medios, sin dejar de lado sus declaraciones constantes sobre cómo se tendría que dirigir a su entender periódicos, televisiones y radios sus secciones y programas.

La irrupción de nuevos partidos en el panorama nacional, regional y local se debe en una gran medida a los medios de comunicación y la“cancha” que han dado a estas formaciones y sus protagonistas. Este apoyo no hace por ciencia infusa; lo hacen personas que son profesionales de los medios de comunicación. Es de bien nacido ser agradecido, y pagar con esta moneda de una información selectiva y controlada no habla bien de quien la proporciona en estas dosis porque tufa a control. A la hora de informar, no hay casta que valga, porque cada uno debe hacer su papel: el político, a la política y el periodista, contar lo que pasa. El primero debe hacerlo con transparencia para que el segundo busque siempre la veracidad en sus informaciones. Poner chinitas en el camino, como es esta web de “Versión Original”, no ayuda en nada a la credibilidad de los nuevos dirigentes del ayuntamiento de Madrid. Hasta el nombre resulta un insulto a la libertad de expresión. Si no les pasa nada con los periodistas y su trabajo, lo tienen que demostrar de la mejor manera posible, ruedas de prensa con preguntas y notas de prensa claras, con contenido y bien redactadas.

.