Atrás han quedado aquellos días en los que te sentabas frente a la televisión para, simplemente, no hacer nada. Twitter han cambio profundamente la forma de consumir los programas televisivos. Los usuarios han asumido un papel proactivo a través de sus móviles, ordenadores o tabletas. Para los medios de comunicación ya no sólo es determinante el término de share, sino lo popular que sean en redes sociales a través de los comentarios en referencia a los contenidos que se programan. Y un claro ejemplo lo tenemos en La Sexta Noche.

Este espacio de debate y entrevistas lideró recientemente el share social con un récord absoluto de 44.139 comentarios gracias a las entrevistas a Ada Colau y Rafael Bengoa, que consiguieron un impacto social de 44.139 comentarios, récord absoluto del programa que casi dobla la marca anterior. Este programa, presentado por Iñaki López, acumuló 342 comentarios por minuto en Twitter, con un total de 10.767 personas interesándose por el programa. El hashtag #L6NAColau se convirtió en primer trending topic nacional durante casi toda la noche, colándose además entre los TTs internacionales.

Sin duda, las redes sociales están modificando nuestra vida diaria, y esta influencia tiene un espectacular reflejo en la pequeña pantalla. Los ciudadanos tenemos la oportunidad de participar en tiempo real en el contenido generado por las diferentes cadenas de televisión. Incluso, me atrevería a decir que el papel del usuario ha adquirido una trascendencia muy poderosa, ya que esta participación activa es la que otorga a los programas el posicionamiento como líderes, con los consiguientes beneficios que eso conlleva, por ejemplo en ingresos por publicidad. El éxito que acabamos de comentar de La Sexta Noche es un pase al estrellato. Disponer de esas potentes estadísticas para vender a posibles anunciantes permite negociar al alza el coste de cada una de sus apariciones. ¡El sueño de cualquiera!

Twitter y cómo influye en nuestra manera de ver televisión

Ya he comentando en otras ocasiones que sólo podemos hablar de revolución cuando los cambios son asumidos de forma masiva por los ciudadanos. Y en este caso, la revolución es total. La televisión ha pasado a ser social, y no precisamente porque una cadena lo haya querido, sino porque los espectadores lo han decidido a través no sólo de sus comentarios, sino de votaciones, participación en concursos o creación de sus contenidos.

La audiencia es el principal indicador para cualquier medio de comunicación. El share es el que refleja el porcentaje de hogares con la televisión encendida que vieron un determinado contenido. Sin embargo, son muchos los que dudan de la fiabilidad de estos datos, ya que no se puede constatar realmente si quien encendió la tele estaba en otra habitación mientras se programaba dicho contenido o disfrutando de una placentera siesta. Por lo tanto, esta participación social de la que hablamos es sumamente ilustrativa de cómo consumimos actualmente televisión. Tuiteamos lo que vemos, seguimos su desarrollo a través de las redes sociales con nuestro móvil o tablet, interesándonos tanto por lo que cuentan los protagonistas participantes de un determinado programa, como por lo compartido por el resto de los ciudadanos, lo que exige que, además de encender nuestro televisor, “prestemos atención” a lo que está ocurriendo en nuestra pantalla.

De acuerdo a lo expuesto, si las redes sociales no son imprescindibles para periodistas “digitales” y comunicadores, no sé lo que lo será.

Fuente imágenes: Imagen destacada http://gratisography.com/ | Imagen texto: http://morguefile.com/

.